Estufa de inercia calefactora 

A veces se necesitan calefactar varias estancias diferentes, para lo cual hemos diseñado una estufa de inercia con sistema de producción y distribución de calor a través de muros o suelos radiantes. Este sistema se diseña según las necesidades de la vivienda y es compatible para combinarlo con otras energías, como por ejemplo la energía solar térmica o fotovoltaica para obtener un sistema mixto para agua caliente y calefacción.

A continuación se muestra el sistema en fase de construcción. Estufa-caldera, distribuidor con control de cada circuito y radiadores de tierra. En este caso los muros radiantes se quedan visibles y orgánicos.

 

 

Calor por radiación

El Sol es el mejor ejemplo, una masa ardiente, que propaga calor en todas las direcciones mediante ondas, que calientan no sólo la superficie sino también el interior de los cuerpos. Cuando aplicamos este principio a un sistema de calefacción ganamos en confort frente a los sistemas de convección: las estancias se mantienen agradables, sin grandes variaciones de temperatura y conseguimos un ahorro económico más que considerable frente a los sistemas eléctricos, gas, chimeneas o estufas de hierro.

Una estufa de inercia o de masa térmica, es un elemento de gran volumen/peso capaz, no sólo de emitir calor por radiación, sino también de acumularlo, incluso hasta 12 horas después del último encendido. Además, gracias a diferentes técnicas de circulación de humos, se pueden generar hornos o bancos que se calientan directamente sin combustible adicional. No menos importante es el uso de leña, un combustible renovable con huella de carbono negativa gracias al CO2 que fijan los árboles durante su vida.

Proyectos 

Estufa de inercia calefactora Alamillo

 

Detalles

El pueblo de Chinchón (Madrid) es de los más visitados de la comunidad, este hecho se debe a la belleza del mismo y su patrimonio, motivo por el cual también hay familias jóvenes que deciden instalarse en este pueblo a tan solo 46 km de la capital. En una de sus calles, una familia ha cumplido su sueño de rehabilitar una antigua construcción para adecuarla a las necesidades de los 5 miembros, perro y gato. Unos 300 metros cuadrados de vivienda con dos plantas principales más buhardilla, terraza, 2 patios y cueva. La vivienda dispone de una caldera de gas-oil con sistema de distribución por 15 radiadores metálicos.

Las calderas de gas-oil tienen el problema de que son ruidosas, y actualmente, quienes viven ahí prefieren encenderla lo menos posible.  Nuestra propuesta ha sido combinar el sistema existente con una estufa de inercia calefactora. Esta estufa se ha construido en el patio interior de la planta baja, con una chimenea cerámica de 30x30 cm y 6 m de altura, un banco caliente (renombrado desde entonces a “banco templado”) y dos alcabores. Este otoño, la leña de encina ya ha estado sustituyendo al gas-oil.

En este proyecto se nos queda la espinita de los muros radiantes, ¡qué pena no habernos conocido antes! Nos gustan, no solo por su eficiencia, también son más seguros (no queman), ergonómicos (no te golpeas con ellos), diseño libre (artísticos o imperceptibles) y son más estrechos.

Este sistema como cualquier otro, se puede combinar también con energía solar térmica y un depósito de inercia, una propuesta para mejorar más aún su eficiencia y sostenibilidad.

 

Estufa de inercia calefactora Belmonte

 

Descripción

En el pueblo de Belmonte de Tajo (Madrid) hemos construído una estufa de inercia calefactora a leña. Su peso total puede llegar a los 800 kg, por lo que su capacidad de acumulación de calor es muy alta. Dispone de un depósito de agua interior, o paila, para funcionar como una caldera a leña, con su sistema de bombeo y distribución de calor por suelos y muros radiantes. La estufa cuenta también con un horno, el cual se calienta en cada encendido gracias a que el humo de la combustión circula a su alrededor. Además, en la parte de atrás y refugiado por la masa, se incorporó un alcabor para disponer de otro espacio caliente con múltiples usos, como puede ser mantener caliente la comida o calentarse el pijama.

La masa de los muros radiantes se han ejecutado con tierra y arena. En la estufa se han usado ladrillos de arcilla cocida, yeso, tierra, arena y cal.

Estufa de inercia Miraflores

 

Descripción

En un robledal de Miraflores de la Sierra (Madrid) hemos tenido la oportunidad de construir una estufa de inercia a leña. Un diseño simplificado, sin sistema de calefacción. Gracias a la inercia térmica del banco caliente anexo, el hogar y la chimenea, tiene una capacidad de acumulación de calor muy alta.

Diseñamos las estufas para quemar leña porque es un recurso accesible, con huella de CO2 positiva, que favorece la limpieza del campo y los recursos locales.

.

Estufa de inercia calefactora San Martín de Valdeiglesias 

 

Descripción

En una parcela a las afueras del frío pueblo madrileño, construimos en 2015 una estufa calefactora para sustituir las dos estufas que antes necesitaban usar para caldear su expuesta casa. El sistema de calefacción, englobado dentro de un proyecto integral de rehabilitación energética, consta de una estufa calefactora con horno y cocina a fuego directo, la cual también calienta de manera instantánea un depósito de agua, o paila, para posteriormente distribuir el líquido portador del calor por 6 muros radiantes localizados en las diferentes estancias de la vivienda. Como se puede observar en las fotografías, el diseño de la estufa se realizó adaptándose al espacio, las necesidades y los gustos de las personas interesadas.

La elección de la distribución por muros radiantes se debe a diferentes aspectos, el principal es por los beneficios del calor por radiación. Otro factor importante es el ahorro económico frente al suelo radiante, puesto que no es necesario levantar o cambiar la solería. No menos importante es que permiten recibir el líquido a cualquier temperatura, a diferencia del suelo que hay que limitarla. Los muros se ejecutaron con tierra de la zona, acabados en cal o pintura de arcilla.

Actualmente, con la nueva instalación de calefacción “masiva”, o de inercia, consiguen calentar toda la casa con mayor comodidad, ya que el aprovechamiento del calor de cada carga de leña se multiplica considerablemente, gracias a la acumulación de calor en los muros y en el propio volumen de la estufa. De esto resulta una disminución de las necesidades de leña y de las cargas, también unas temperaturas más estables y mayor facilidad en los encendidos, ya que con un uso diario la estufa difícilmente se enfría.

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies